miércoles, 14 de diciembre de 2011

El rendimiento de los suplentes

Cuando llegan partidos de competiciones alternativas a las que más atañen al público, se abre una veda para los jugadores que disponen de menos minutos en sus equipos. "Los suplentes no están a la altura" es una de las reacciones típicas cuando el equipo que, en teoría, es superior a otro, no consigue el resultado esperado. ¿Qué puede explicar el menor rendimiento de un suplente? En realidad, podría escribirse bastante.

Una de las principales razones es que el partido los juegan hombres, personas, en vez de "nombres". Suponemos que al oír en la plantilla jugadores de talla mundial (o al menos de Primera), un amplio resultado se hace evidente. Sin embargo, los equipos de menos calibre también disponen de jugadores, tácticas y otras estrategias para intentar anular las acciones del rival . Que se lo digan al Real Madrid las temporadas 2008/09 y 2009/10 en la Copa del Rey.

Otra razón radica en la presión añadida. El jugador que disputa menos minutos ha de demostrar en hora y media que está más capacitado para ocupar el puesto en el que juega de lo que su entrenador cree. Para conseguir optar a la titularidad, un suplente a veces debe hacer un partido estratosférico, uno que le dé algún aval de que es un suplente preparado para suplir a su respectivo titular, en ocasiones inmerso en una racha positiva. El tener que pelear contra viento y marea acaba volviendo loco a uno, a veces con la consiguiente pérdida de rendimiento.

Otra razón, aunque para mí menos importante, es la falta de ritmo. Ser suplente te impide gozar del ritmo de juego de competición. Sin embargo, para eso están los entrenamientos, lugar donde tienes una oportunidad de trabajar hasta cumplir las exigencias del entrandor. Es cierto que un entrenamiento no es como un partido oficial, pero se simulan acciones propias de encuentros.

Por ello, hay veces que con los suplentes deberíamos tener algo de consideración. Bastante complicado lo tienen a veces para jugar.

5 comentarios:

  1. 11 suplentes juntos es un lío, pero si convienen suplentes con titulares, los primeros rendirán como los segundos.

    ResponderEliminar
  2. Razón llevas, aunque en algunos casos los suplentes desaprovechan las oportunidades que tienen ganarse un puesto en el "11"; ese es el caso del Betis, frente al Córdoba en Copa, ninguno de los "menos habituales" rindió como debería, falta de garra, ganas, motivación..
    Pero claro, ese no es el caso de la mayoría de suplentes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Boas!

    Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

    Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

    http://davidjosepereira.blogspot.com/

    Saudosos cumprimentos!

    ResponderEliminar
  4. Para mí la principal razón , es la desmotivación , se saben suplentes , y muchos de ellos no salen al 100 por 200 .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola, queria saber por favor como contactar al responsable del blog para proponerle una colaboracion. Mi email es refsporty4@gmail.com .

    Gracias.
    Saludos,
    valeria

    ResponderEliminar

Deja tu comentario.